Me negaron la visa de turista ¿Qué puedo hacer?

La negación de la visa es una situación que para algunos no representa mayor importancia. Es sólo un trámite más y si su finalidad era turística, deciden viajar y gastar su presupuesto en cualquier otro país de su agrado.

Para otros, la negación significa una oportunidad perdida para poder ver familia, reunificarse y abrazarse después de años ó quizás es una opción cerrada para poder eventualmente obtener un ingreso extra. Nadie puede preveer una negación, pero siempre es relevante prepararse en todo lo que al solicitante le corresponde y dejar a los oficiales consulares el arbitrio de la decisión final.

Quienes ya han pasado por una negación, podrán estar de acuerdo en que dejan varias interrogantes. Entre las que están ¿Qué sigue? ¿Se puede o no tramitar inmediatamente? ¿Existe o no algún castigo? ¿Fue culpa o no del solicitante? ¿Fue simplemente mala suerte?

Lo primero es fijarse en el documento (papelito) que entregó el oficial al momento de decir “por el momento no califica“, ya que de éste depende el fundamento de la negación. A la mayoría le entregan uno que llanamente dice, palabras más palabras menos, “Estimado solicitante por el momento no califica por falta de lazos emocionales fuertes en México, vínculos patrimoniales, solvencia económica(…) Puede solicitar nuevamente pagando la tarifa consular y presentando elementos nuevos no revisados en la primera entrevista” Esto de acuerdo a la sección 214 (b) de la INA. Si este es su caso, no hay castigo. Uff! Eso ya es ganancia. Significa que el Oficial que lo entrevistó no se convenció de su necesidad de ingresar a los EEUU. Ya sea por que no proveyó información suficiente durante las preguntas, porque no pudimos comprobar nuestro dicho con documentacion, por que nos vimos dudosos y titubeantes al responder, etc. En fin. Recordemos que son entrevistas breves y que precisamente por eso debemos ser claros y asertivos.

¿Tramitar inmediatamente? Como expusimos anteriormente, si es por sección 214 (b), no existe un término en sí para esperar. Pero si es recomendable esperar un mínimo prudente que va de seis meses a un año. Si por causa específica usted requiere entrar a la Unión Americana, puede presentar su solicitud otra vez en menos tiempo de los seis meses, sólo recuerde ser claro, asertivo y llevar su documentación completa. Usted sabe qué le preguntaron y su instinto le dice dónde pudo estar el error durante la primera entrevista. Trate de enmendarlo. En algunos casos, el oficial les expresa verbalmente un tiempo determinado antes de tramitar nuevamente. Si esto aplica para usted, intente cumplirlo. Si el oficial le dio en cambio una hoja con un castigo marcado, infórmese antes de hacer gastos o someter algún tipo de “perdón”. Para información general sobre el perdón migratorio, dar click aquí.

¿Culpa del solicitante? Cada aspirante debe cumplir con lo que la norma marca. Con una presentación adecuada de su necesidad de ingreso a los EEUU, tiempo de estancia, gastos, comprobación de ingresos, no antecedentes negativos en el país del norte, entre otros. Prepararse para una entrevista adecuada.

Pero también es importante tomar en cuenta que ésto constituye sólo una parte del proceso. Es sólo lo que a usted le corresponde. La otra parte recae en el oficial consular que le toque. Éste es quien al final de toda su presentación, decide según su arbitrio, humor, voluntad, si le emite o no la visa americana. Hay gente que cumple cabalmente con la primera parte, pero la apreciación de su oficial no le es favorable.

¿Suerte? Todos conocemos a alguien cuyo historial migratorio, nivel de estudios, actividades laborales o lazos familiares no se acercan ni un poco a lo que se supone exige la ley de inmigración para considerarlo como apto para la visa de turista y que aún así regresa brincando de emoción porque se la aprobaron. También conocemos el caso contrario del aspirante que parecía contar con todo y que fue rechazado sin razón aparente. Ante la evidencia, difícil negar la presencia de la “suerte” en algunos solicitantes, pero no es factor tan recurrente como pensamos. A fin de cuentas, en nuestra experiencia, no hay un solo factor que niege este documento de manera directa. Y también ni uno solo que permita su autorización. Ejemplo: ser profesionista no es factor decisivo para garantizar la visa, así como el hecho de tener hijos indocumentados en EEUU no es motivo decisivo para la negación. Es la suma de varios factores que de manera perfecta, aunque a veces incomprensible, definen su resultado.

Bien, recapitulando. Si la negación fue por no convencer al Oficial y dio una hoja explicativa basada en la sección 214 (b), se puede solicitar otra vez. Un nuevo oficial valorará el caso y puede ser que ahora sí se califique. Se puede tramitar inmediatamente aunque por lo general se recomienda esperar un tiempo. Al mismo tiempo presentar evidencia nueva, cuidar los formatos y la entrevista.

Como siempre, este artículo es ilustrativo. Representa la opinión personal de quien lo escribe y no es su finalidad ser un consejo legal si no una orientación general para poder tomar una decisión meditada.

Por: J. Gustavo Castañon

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close